miércoles, 7 de junio de 2017

Día de la Humana Fraternidad

El arquetipo de Géminis abarca la interacción con lo cercano, la inteligencia, la palabra, la agilidad mental, el juego con las palabras, el aleteo de la mariposa. La misma mariposa que era considerada simbolo del conocimiento en la antigua grecia. En el desarrollo humano corresponde a la adqusición del lenguaje en la infancia. Lo que ahora se llama destreza en lectoescritura. El desubrimiento del otro inmediato que no soy yo aunque aún no lo sé ni me preocupa mucho... el hermano, el vecino, el compañero de pupitre o de transporte escolar. El primo, el compañero de juegos...

La imagen tradicional del mito son dos hermanos. La hermandad es la relación establecida por el hecho de tener los mismos padres. Así pues, en cierto sentido todos somos hermanos, de una hermandad universal. Ese es el polo sagitariano, opuesto al geminiano, que nos abre a los horizontes lejanos del peregrino que descubre en su camino que todos somos hijos del mismo Ser y por tanto todos hermanos...

En el nivel interno, esos hermanos son los dos potenciales generos que todos tenemos como herencia potencial y que también experimentamos en diversos modos estructurados en torno al juego de los opuestos polarizados o coordinados: ojos, oidos, narices, extremidades... Tenemos un montón de órganos dobles que nos introducen en la experiencia y posibilidad maravillosa que ello genera. Desde el pensamiento bi-cameral, el sonido estereofónico, la visión tridimimensional, los brazos en pinza o el desplazamiento alternando el apoyo en las piernas. Debemos la mayor parte de las habilidades de nuestra especie a la capacidad de contrastar informaciones casi gemelas y construir a partir de ellas un sentido de orientación multidimensional...

El plenilunio de Géminis es el tercero que sucede en la primavera boreal. 

El primero, con El Sol en Aries y La Luna en Libra, está asociado a la pascua judía y cristiana, el comienzo del calendario litúrgico de armonización entre la vibración lunar y la solar mediante la cruda exposición del impulso manifestador y su diálogo con la existencia del otro. 



En la dialéctica judía la pesaj conmemora la noche del exterminio que dio lugar a la liberación colectiva del sometimiento en Egipto. Simbólicamente se renuncia a las levaduras, a lo que hacía continuidad cotidiana en el hogar, pues se emprende un viaje que exige el desprendimiento de los apegos anteriores. 



Gustavo Doré - La Resurrección
En la pascua cristiana se conmemora el descenso voluntario a la muerte necesaria y un nuevo modo de ser a partir del sacro oficio de servir a los demás: la resurrección. Resurgere es volver a levantarse, es por tanto la nueva vida que supera toda caída anterior.





En el esoterismo es también la fecundación del cuerpo solar que nacerá nueve meses después en el solsticio de invierno boreal. La encarnación del Logos expresada en tantos mitos de héroes solares y que en nuestro eón denominamos navidad.




El segundo, con El Sol en Tauro y la Luna en Escorpio, está asociado con la conmemoración que el budismo llama wesak o vaisaka. El día de Buda. Aquí la armonización entre la vibración solar del apego taurino y el desapego escorpiónico es obvia a través de la vida y enseñanzas de Buda, de quien se dice que nació, se iluminó y murió en días de esta oposición solilunar. Buda como humano simple pero esforzado, describe la tenacidad en la búsqueda del origen del sufrimiento que él identifica en el apego; el camino para la liberación a través de ocho aspectos de la nobleza y la entrega perpetua del tesoro obtenido renunciando a su disfrute particular en beneficio de todos los seres.


En el esoterismo es uno de los ejes de La Esfinge (el otro es Leo/Acuario) que conforma los dos pilares esenciales en relación al mundo material: la ilusión de toda percepción y la necesaria acción concreta en el servicio a los demás mediante el cual expresamos quién somos.


El tercero, con El Sol en Géminis y La Luna en Sagitario, que ahora celebramos, es el día de la Humanidad. Algunos grupos lo nombran de El Cristo, del Servicio o de la Buena Voluntad. En esencia es la armonización de la vibración solar de la individualización expresiva con la comprensión global. El peregrino que hace grandes mapas con los pequeños mapas cotidianos. El individuo que amplia su filiación aislada a través de sus hermanos y hermanas, de todos sus primos y compañeros coetáneos para abrirse a su pertenencia la especie, a la gran cadena del Ser y la Vida.






Esta labor de integración que se ofrece ahora se aplica en el exterior desdibujando las diferencias menores frente a todo lo común; aprendiendo que la comunicación que en Babel condujo a la maldición del no entendimiento y de la impotencia consiguiente para obtener resultados, puede ser superada mediante el aprendizaje de diversos idiomas, la traducción, la comprensión y verificación de lo compartido. Porque los individuos de una especie tienen más en común de lo que les diferencia. 

Eso en el exterior.


Y hacia el interior mediante la comprensión de que esas diferencias que te hacen único, especial y singular;  contienen en sí el germen de todo lo que careces. Comenzando con lo más obvio: el género. Pues si genitalmente has sido orientado para una determinada función en tu esencia conservas la potencialidad de la totalidad. Pues el género, tal como expresa el símbolo del yin yang y la historia de Inzanami e Inzanagi, el de Fu Xi y el de tantos otras parejas de dioses/hermanos, es una polarización de la naturaleza esencial para el dinamismo, para la relación y la creación. Esencial en la estructura física de todo el universo del cual somos parte participante, parte resultante y parte creadora.


Me propongo en esta Luna Llena el diálogo, la dialéctica, interna y externa, hablando y escuchando, conmigo mismo y contigo, con la oscuridad y la luz, con todo lo que sea que se exprese, para atisbar siquiera sea por un momento, ese Todo que me hace, que te hace, que nos hace, y que hacemos. Cuento contigo. Estés dónde estés.


Celebramos haciendo tertulia e Hanuman Yoga Estudio, de Gijón, donde hablaremos en torno al tema del género y la polaridad. ¿Lo femenino y lo masculino están condenados al conflicto o pueden cooperar?
Ya que en nosotros mismos también tenemos esa polaridad, ¿cómo lo experimentamos? ¿podemos aspirar a ser el andrógino de los mitos? ¿las tensiones sociales entre masculinidad y feminidad reflejan las tensiones individuales o viceversa?

Si te interesa asistir visita mi FB, la página de este blog o manda privado.





Publicar un comentario